Cómo comunicar con efectividad

Comunicar con efectividad es como bailar

Conseguir comunicar con efectividad es un aspecto clave para la buena marcha de las organizaciones y también para la satisfacción en cualquier ámbito personal y social. Si quieres comunicarte con efectividad conviene que tengas en cuenta que no importa tanto lo que dices sino cómo lo dices.

Comunicar con efectividad es como bailar

Comunicar con efectividad es como bailar

La mayor parte de los malentendidos son consecuencia de no haber conseguido “bailar” con la persona o con el grupo al que queremos transmitir un mensaje. Al bailar necesitamos sentir la misma sintonía, dejar que nuestro cuerpo se mueva de tal manera que nuestros movimientos formen una unidad con los movimientos de la otra o de las otras personas y que lo que veamos no sean distintas personas en movimiento sino un único elemento dinámico. Es decir, necesitamos sentir la misma música a la vez. Y esta es la clave de la comunicación efectiva: generar la atmósfera emocional adecuada. Dicho de otra forma, es preciso que conectemos con el estado emocional de nuestro interlocutor.

¿Cuántas veces te has sorprendido al caer en la cuenta de que, aunque te están hablando, llevas un rato pensando en tus cosas, en las respuestas que le vas a dar, en eso en lo que te ha hecho pensar con lo que te ha dicho hace un momento, etc.? Si estuvieras bailando, eso equivaldría a haberle pisado un pie o incluso haberte tropezado y haberos caído. Si quieres conseguir el resultado que esperas con tu comunicación necesitas prestar atención a la vez a tus propios procesos internos y los procesos de las otras personas. Como muchísimas cosas en la vida, la capacidad de esta doble atención se puede entrenar. Se trataría de salir del piloto automático con el que habitualmente vivimos cada día para ir generando cada vez más consciencia de cómo actuamos. La atención es una capacidad del cerebro que podemos fortalecer con técnicas como la Neuromeditación y que, si bien es fundamental para multitud de aspectos en todos los ámbitos en los que nos movemos, resulta imprescindible en la comunicación efectiva.

Según los estudios de Albert Mehrabian, cuando nos vemos envueltos en una situación de alta intensidad emocional, el 93% de la comunicación responde al aspecto no verbal y tan sólo el 7% al lenguaje verbal. Es decir, la mayor parte de la comunicación atiende a cómo estamos diciendo las cosas y casi nada a lo que estamos diciendo cuando las emociones son parte importante de lo que estamos viviendo.

Comunicar con efectividad más allá de las palabras

Hay varias técnicas para “bailar” y conseguir comunicar con efectividad. Gracias a la PNL comprendemos que el resultado deseado en comunicación se obtiene cuando practicamos la calibración, el acompasamiento y el rapport. Calibrar consiste en poner atención al tipo de lenguaje que la otra persona (o las otras personas) está usando y a los movimientos (pequeños y grandes) de su cuerpo. Acompasar implica usar el mismo tipo de lenguaje del otro e imitar discretamente (no necesariamente copiar) los movimientos corporales que hemos calibrado. Si calibras bien y acompasas al comunicarte, lograrás generar la atmósfera emocional que se requiere para la comunicación efectiva, o sea, habrás generado rapport.

¿Por qué esto es tan importante? Hoy sabemos que el cerebro se representa la realidad a través de imágenes, sonidos y sensaciones corporales, y por eso llamamos a los tres en conjunto el lenguaje representacional del cerebro. Puedes hacer la prueba ahora mismo: trae a tu memoria un recuerdo concreto de una situación que hayas vivido en el pasado. Recréate durante unos instantes en ese recuerdo y luego date cuenta de que lo que estás haciendo es pensar en aquella situación a través de imágenes o sonidos o sensaciones corporales. Y nuestro cerebro asocia a dicha representación una emoción determinada, lo que convierte al recuerdo en algo agradable o desagradable. Dado que pensamos así, cuando entablamos comunicación con alguien, lo que subyace es un estado emocional que se está manifestado con el tipo de lenguaje verbal y con el lenguaje no verbal. Si acompasamos, entonces, el lenguaje verbal y no verbal estaremos conectando con el mundo emocional de nuestro interlocutor, lo que provocará que se abra a nuestro mensaje y que la comunicación sea fluida y cómoda. En el siguiente vídeo puedes comprobar hasta qué punto puedes lograr impacto efectivos en la comunicación.

Comunicar con efectividad

Acompasamiento y rapport

10 claves para comunicar con efectividad

  1. Practica la escucha activa.
  • Es frecuente que al hablar de esta técnica no se tenga en cuenta que es imprescindible la doble atención; entrénala.
  • Expresa al otro que le escuchas con comunicación verbal (ya veo, ummm, etc.) y no verbal (contacto visual, gestos, inclinación del cuerpo, etc.).
  • Parafrasea. Verifica o di con tus propias palabras lo que parece que el otro acaba de decir para comprender mejor lo que está diciendo. Por ejemplo, puede usar: “Entonces, según veo, lo que pasaba era que…”, “¿Quieres decir que te sentiste…?”
  • Resume para informar a la otra persona de nuestro grado de comprensión o de la necesidad de mayor aclaración. Expresiones de comprensión serían: “Si no te he entendido mal…”; “O sea, que lo que me estás diciendo es…” Expresiones de aclaración serían: “¿Es correcto?”; “¿Estoy en lo cierto?”
  1. Utiliza un lenguaje visual (que contenga o haga referencia a imágenes), auditivo (referencia a sonidos o palabras) y kinestésico (que exprese sensaciones corporales).
  1. Acompasa el lenguaje no verbal de la otra persona. El lenguaje no verbal se compone de los movimientos del cuerpo y también de las características de la voz: tono, timbre, volumen, cadencia, etc.
  1. Elige el momento y el lugar adecuados.
  1. Haz que tu mensaje sea específico, breve y no hagas generalizaciones utilizando expresiones del tipo “siempre”, “nunca”, etc.
  1. Discute los temas de uno en uno. Es frecuente que al pasar de un tema a otro, porque la conversación da pie a ello, lo que estamos haciendo es aprovechar para hacer algún reproche más que aportar para alcanzar los objetivos.
  1. Practica la asertividad y no dejes que se acumulen en ti emociones negativas sin comunicarlas, pues no conducen más que a un estallido que al final suele resultar desproporcionado e inadecuado.
  1. Hablar de lo que se hace y no de lo que se es. Ésta es la base del buen feedback.
  1. Trata de poner todo por escrito. Refrescar la memoria con datos y números de una reunión anterior ayuda a subsanar los errores de la memoria selectiva con la que todos desempeñamos nuestras actividades.
  1. Escucha con un objetivo en tu mente, te ayudará a no distraerte y a buscar palabras e indicios no verbales que agreguen la información que requieres para comunicar con efectividad.
Suscríbete a nuestro blog

Mantente al tanto de nuestras novedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>