Confianza en el trabajo: 3 claves para fomentarla

La confianza en el trabajo

La confianza en el trabajo

La confianza en el líder del siglo XXI

En IAR creemos firmemente en el ejercicio y fomento del liderazgo consciente como clave para gestionar equipos y organizaciones de alto rendimiento. Una de las cualidades que distingue a un líder del siglo XXI es la confianza que transmite y traslada a sus equipos de trabajo y al entorno profesional de manera consciente y con el objetivo de obtener mejores resultados. Hoy sabemos que el éxito acompaña a los líderes capaces de inspirar confianza, siendo la confianza y la credibilidad imprescindibles en los negocios.

La esencia del liderazgo efectivo desde la confianza

Hoy queremos compartir en nuestro blog algunas de las enseñanzas de Warren Bennis,  experto norteamericano en liderazgo y motivación, autor de 27 libros y que además ejerció como asesor de cuatro presidentes de Estados Unidos: Kennedy, Johnson, Carter y Reagan. “On becoming a leader”, escrito en 1994, fue uno de sus best sellers traducido a 21 idiomas en los que comparte ideas que bien merecen una reflexión.

Warren Bennis consideraba que la esencia del liderazgo residía en el desarrollo y evolución continua de las personas, afirmando que toda persona es capaz de transformarse y despertar su líder interior, independientemente de su edad y circunstancia. Siguiendo con esa teoría, opinaba que el tránsito de jefe a líder no sólo era posible sino que era más sencillo de lo que parecía. Las bases para potenciar el liderazgo efectivo son las siguientes:

  • Desarrollo personal: requiere de un autoconocimiento que se logra escuchando la voz interior (inner voice), aceptando cómo somos, aprendiendo de las experiencias vividas y discerniendo entre lo que podemos y no podemos cambiar. Confucio decía “Conócete a ti mismo y conquistarás el mundo”.
  • Conocimiento del entorno: además de a uno mismo, es importante conocer el “terreno de juego”, ya que las costumbres y los jugadores pueden variar.
  • Aprender a gestionar el cambio, aceptando que es una constante en la vida.
  • Capacidad de adaptación y flexibilidad.
  • Potenciar la confianza en su entorno con constancia e integridad.

Para Bennis, el liderazgo es igual a visión, confianza en uno mismo y la creencia en que uno puede marcar la diferencia.

3 claves para liderar desde la confianza

La confianza se puede otorgar de inicio y requiere de un mantenimiento sostenido en el tiempo. Sin embargo, perderla es cuestión de minutos y su recuperación es lenta, costosa y precisa de mucha energía.

Fomentar la confianza como estrategia para el éxito es un trabajo consciente y que resumimos en tres claves.

Clave 1 Congruencia

Decía Warren Bennis “Leadership is first BEING, then DOING”, o lo que es lo mismo, para poder ejercer el liderazgo uno ha de ser capaz de liderarse a sí mismo (emociones y pensamientos) independientemente de las circunstancias. También lo creían los griegos en el templo de Delfos como consta en la inscripción “Conócete a ti mismo”.

La congruencia es la clave para activar la confianza y potenciar una gestión del talento óptima. Cuando detectamos incoherencias entre lo que se hace, se piensa y se es, el mensaje que recibimos carece de coherencia y por tanto no resulta “confiable”. De forma más o menos consciente, en el momento en que depositamos nuestra confianza en un compañero o superior lo hacemos bien por su trayectoria o por la carga implícita en su posición. En todo caso la confianza sólo se mantendrá cuando la persona lidera con el ejemplo, es decir, hace lo que dice y además es coherente con sus valores y creencias. Es necesario entonces que haya una coherencia entre el SER, el PENSAR (creencias y valores) y el HACER tal y como proponemos desde IAR con el Método de Congruencia del Talento (MTC).

Método de Congruencia del Talento (MCT)

Método de Congruencia del Talento (MCT)

Hoy en día, las organizaciones invierten recursos en identificar los valores de la empresa, sin embargo, la tarea no debería quedar en el papel sino ir más allá y trasladar esos valores al ADN de la organización y a su día a día. Resulta más habitual de lo que nos creemos encontrarnos con personas que no sólo desconocen los valores de su organización, sino que además desconocen sus propios valores, es decir, los principios que sostienen su comportamiento y su forma de estar en el mundo.

Una organización congruente debería atraer a líderes que además de estar alineados con los objetivos de la empresa, también resuenen con sus valores (compromiso, confianza, sinceridad, innovación, solidaridad, etc.). Es lo que algunos llamarían “encajar en la empresa”. No tener en cuenta los valores de las personas que se incorporan a los equipos resulta un gran riesgo que puede resultar muy caro.

Pongamos el caso de una empresa que contrató un líder para el equipo comercial en un momento de crisis con el objetivo de que la empresa mejorase sus resultados. En este caso se tuvo en cuenta los éxitos logrados por el candidato, pero no sus valores. Lo que sucedió es que los colaboradores perdieron la confianza en el líder debido a su propia falta de confianza, la poca consideración hacia los integrantes de su equipo y la ausencia de respeto a la historia de la compañía. Lo que pretendía ser una solución para vender más, se convirtió en un problema puesto que el clima empeoró tanto que el equipo optó por cambiar de departamento o de compañía. En el plazo de un año el 80% del equipo cambió y el líder fue despedido por los malos resultados, con el consiguiente impacto negativo no sólo en la organización sino en la imagen que se traslada a sus clientes.

Y tú, ¿crees que un candidato más afín a los valores y la historia de la empresa hubiera conseguido unos resultados mejores?

“Sólo los líderes capaces de inspirar confianza pueden mantener a su equipo centrado en lo verdaderamente importante, evitando fugas de energía para protegerse y defenderse.” (Monika Suso)

Clave 2 Comunicación efectiva

La comunicación efectiva resulta imprescindible para mantener la confianza en el trabajo. Parafraseando de nuevo a Warren Bennis, “Leadears know what they want, why they want it and how to inspire others to want it too.”  Un buen líder es capaz de inspirar a su equipo para que comparta su visión y ponga en marcha todos los recursos disponibles para alcanzar sus objetivos.

La comunicación con el equipo ha de ser fluida y continuada con todos los miembros del equipo. Cuanto más grande sea la empresa, más necesaria será una buena comunicación interna.

Para incorporar recursos que mejoran la comunicación, te invitamos a que consultes el artículo “Cómo mejorar la comunicación“.

“True leaders inspire and bring back hope” (Warren Bennis)

Clave 3 Colaboración

Un buen líder comparte la idea de que el principal recurso en una organización son las personas que la componen. Por tanto, “la manera de atraer y motivar a las personas determina el éxito del líder.”

Uno de los errores más frecuentes en un líder es rodearse de un equipo que sea un reflejo de sí mismo. Un líder que trabaje desde la confianza sabrá rodearse de colaboradores con distintos perfiles y expertos en áreas diferentes. De esta forma podrán afrontar los retos y proyectos de forma colaborativa, entendiendo que son parte importante y que el éxito depende de una colaboración sincera y sostenida en el tiempo. El líder que trabaja desde la confianza entiende y transmite al equipo que su éxito es la suma de los éxitos de sus colaboradores, por lo que ha de ser confiable para fomentar el riesgo y aprender de los errores.

En definitiva, la confianza en el trabajo es una cualidad muy valorable en los líderes del siglo XXI que requiere de las 3 Cs: Congruencia, Comunicación efectiva y Colaboración.

Un buen líder trabaja desde la confianza y, además, la transmite con su actitud, hechos y palabras.

Suscríbete a nuestro blog

Mantente al tanto de nuestras novedades.