El lenguaje del éxito: 4 claves para dominarlo (1)

El éxito

Cuando alguien se detiene unos momentos para reflexionar sobre “el lenguaje del éxito” podríamos dar por sentado que tiene claro lo que es el éxito. Te invito a que hagas la prueba: ¿qué es el éxito para ti?

El lenguaje del éxito (IAR)

El lenguaje del éxito (IAR)

Según la RAE, éxito es el resultado feliz de un negocio, actuación, etc.; es una buena aceptación que tiene alguien o algo; o es el fin o terminación de un negocio o asunto. No obstante, además de la pregunta por lo que sea el éxito, también podemos cuestionarlos acerca de qué hace falta para conseguirlo.

En contextos laborales podríamos preguntarnos: ¿es suficiente ir a la universidad para tener éxito? ¿Hace falta algo más que un buen CV? Sin duda, el mercado demanda profesionales cualificados, especialmente aquellos que se han formado en determinadas carreras universitarias. Y a la vez, exige que estas personas hayan desarrollado algunas competencias más allá del CV. Algunas de estas competencias son: capacidad para enfrentarse a los problemas, recursos para alcanzar soluciones, flexibilidad, gestión del cambio, gestión de la incertidumbre y otras. Entre estas otras se encuentra el “lenguaje”. El lenguaje es una de las competencias fundamentales para el éxito. En el mundo profesional (y también en el personal), las palabras no son inocentes.

Según datos publicados por las encuestas, el 75% de los consultados ve bien pagar más impuestos para que haya más “servidores públicos”, como profesores o médicos, pero sólo un 21% lo haría para que haya más funcionarios. En la misma línea, el 71% quiere que haya “representantes de los trabajadores” que dediquen todo su tiempo a resolver los problemas laborales, pero sólo un 40% respalda que haya “liberados sindicales”. Una clara conclusión de la encuesta, de la que estos datos son solamente un ejemplo, es que la reacción de las personas depende de las palabras que se utilicen.

Comunica con eficacia

Todo el mundo puede aceptar con facilidad que el éxito, además de depender de los esfuerzos de quien lo consigue, está en función de más variables y de otras personas. Y una de las cosas que puedes hacer para alcanzarlo es comunicar con eficacia. Algunas claves imprescindibles para la buena comunicación que conduce al éxito son estas cuatro:

  1. Saber cómo piensan los demás
  2. Generar el clima adecuado
  3. Aprender a escuchar
  4. Saber hacer preguntas poderosas

1ª clave del lenguaje del éxito: saber cómo piensan los demás

Comunicarse con éxito es como ganar un concurso de baile. Podemos practicar y bailar con otra persona y generar buena comunicación o bailar a nuestro aire sin comunicación alguna aunque las dos partes estén bailando. En cualquier caso, lo cierto es que para bailar juntos necesitamos estar en el mismo mundo emocional. ¿Y cómo construimos nuestro mundo emocional? ¿Tú sabes cómo construyes tu mundo emocional?

Si piensas en algo que te ha pasado en algún momento de tu vida, podrás darte cuenta de que lo estás pensando con imágenes, sonidos o sensaciones. Puede ayudar a comprenderlo aclarar que las palabras de los diálogos o lo que te pudieras estar diciendo a ti son también sonidos, y que una sensación corporal no es un sentimiento o una emoción; es, por ejemplo, la experiencia del aire acariciando la cara, o la temperatura que experimentamos en un lugar concreto… Y una emoción es la valoración que el pensamiento sobre una experiencia nos provoca: así, una experiencia me provoca alegría, o tristeza, o melancolía, o rabia, miedo, sorpresa… Dicho de otra forma: el pensamiento que has generado al recordar lo has construido con imágenes, sonidos y sensaciones, y todo ello te ha provocado algún tipo de emoción.

Ahora ya puedes responder a la pregunta que habíamos hecho: ¿cómo construimos nuestro mundo emocional? Con imágenes, sonidos y sensaciones. El lenguaje representacional de tu cerebro se compone de esas tres cosas: todos pensamos con imágenes, sonidos y sensaciones. Y el pensamiento construye nuestro mundo emocional.

Por tanto, dado que la primera clave para comunicarnos con eficacia y alcanzar el éxito es “saber cómo piensan los demás”, estamos en disposición de caminar hacia el éxito, ya que sabemos que los demás piensan con imágenes, sonidos y sensaciones. ¿Quieres ganar el concurso de baile? Es preciso que estés en el mismo mundo emocional que tu pareja. ¿Cómo conseguirlo? “Bailando” con sus imágenes, con sus sonidos y con sus sensaciones. Es decir, escuchando no sólo lo que te dice sino también CÓMO te lo dice: si tu pareja de baile (interlocutor o interlocutores) expresa su pensamiento con un lenguaje visual (imágenes), conviene que tú te expreses de esa misma forma, para que todo esté más claro, o podáis estar considerando el mismo horizonte, o pongáis más luz en vuestra conversación… De la misma manera convendría proceder si se expresa en términos auditivos (sonidos) o kinestésicos (sensaciones). Algunos ejemplos auditivos son: “esto me chirría”; “no me suena bien”… Ejemplos kinestésicos son: “tengo un nudo en la garganta”, “estar con los pies en la tierra”…

Técnicamente, se trata de identificar los “predicados”, o sea, las palabras que nos dan la pista para darnos cuenta de que el “sistema representacional” que está utilizando al contarnos algo es visual, auditivo o kinestésico, y así “acompasar”, es decir, utilizar la misma forma de representación del mundo y expresarme como él o ella.

Aprender cómo se construye la experiencia subjetiva nos permite comunicarnos mejor. La PNL (Programación Neuro-Lingüística) es el estudio de la estructura de la experiencia subjetiva y por eso nos servimos de ella para alcanzar el éxito. La manera en que nos representamos el mundo en nuestro cerebro condiciona nuestra vida, por lo que es muy útil manejar el lenguaje representacional del cerebro para comunicarnos. La PNL ha generado multitud de técnicas sencillas para gestionar a nuestro favor el funcionamiento de nuestra mente, y algunas aplicaciones muy potentes se refieren al lenguaje. Gracias a la PNL puedo decir que “comunicar es conectar con la representación emocional del mundo del otro”.

2ª clave del lenguaje del éxito: generar el clima adecuado

Bailar juntos precisa, además de utilizar el mismo sistema representacional, de seguir el mismo compás… Para eso es importante considerar también el lenguaje no verbal.

La comunicación se compone de varios aspectos, no únicamente lo verbal o digital. Referirse a la comunicación es tener en cuenta el lenguaje digital y el lenguaje analógico: la voz (intensidad, tono, volumen, etc.) y el cuerpo (respiración, posturas, movimientos, etc.). Según las investigaciones de Albert Mehrabian, cuando estamos inmersos en una comunicación de alto contenido emocional, sólo el 7% está relacionado con las palabras o el contenido hablado. El restante 93% hace referencia a la voz y al cuerpo. Por tanto, si queremos seguir el compás de la buena comunicación hemos de atender a la voz y al cuerpo también.

Según la PNL, el primer objetivo de toda comunicación es obtener rapport. Con este tecnicismo expresamos esa sensación de buena comunicación que se produce de una manera no consciente cuando hemos conseguido “estar en el mundo del otro”.

Esta segunda clave, entonces, completa la primera: saber cómo piensan los demás y generar el clima adecuado permiten estar en el mismo mundo emocional de aquellos con los que nos comunicamos. ¿Y cómo generar ese clima adecuado?

Ya sabemos que los sistemas representacionales (visual, auditivo y kinestésico) son los canales representacionales por los que generamos nuestro mundo emocional. Junto a esto, se comprueba cómo las manifestaciones de la voz y del cuerpo están encerrando ese mismo mundo emocional: las posturas, el tono de voz, etc., responden a las emociones que estamos teniendo en cada momento. Por eso, calibrar y acompasar, es decir, fijarnos en qué manifestaciones se están produciendo para acompañarlas con nuestra voz y con nuestro cuerpo, es una manera útil y potente de acompañar el mundo emocional del nuestros interlocutores. Así conseguimos que aquellos con quienes hablamos se sientan a gusto y se abran a querer conversar con nosotros. En definitiva, logramos generar el ambiente adecuado para la comunicación eficaz que nos lleve al éxito.

Si ya te has animado a “bailar”, podrás adentrarte en las otras dos claves para el lenguaje del éxito en nuestra siguiente publicación.

Suscríbete a nuestro blog

Mantente al tanto de nuestras novedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>