youtube

Teléfono: (0034) 609 752 001    Mail: iar@institutoaltorendimiento.com

Bienestar mental

 

PROGRAMAS DE BIENESTAR MENTAL

Para que el bienestar mental esté cada día más integrado en la sociedad, la OMS promueve la introducción de la salud mental en los programas de estudios de pregrado y universitarios, y la formación de los recursos humanos. Es primordial no sólo atender las necesidades de las personas aquejadas de un determinado trastorno mental, sino también proteger y fomentar el bienestar mental de todos los ciudadanos, ya que la salud mental evoluciona a lo largo de toda la vida: las primeras etapas son especialmente propicias para perseguir estos objetivos, pues hasta un 50% de los trastornos mentales que afectan a adultos empiezan antes de los 14 años de edad. Conviene, así, que se lleven a cabo intervenciones tempranas científicamente contrastadas de carácter no farmacológico, ya sean psicosociales o de otra índole, dispensadas desde el ámbito comunitario, evitando la institucionalización y la medicalización.

Las estrategias globales de promoción del bienestar mental durante toda la vida pueden centrarse, entre otras cosas, en el cultivo de los principales recursos psicológicos del individuo en las etapas formativas de la vida (por ejemplo con programas para la primera infancia, de preparación para la vida activa, o programas para favorecer una relación segura, estable y enriquecedora entre los niños y sus progenitores y cuidadores; instauración de condiciones saludables de vida y de trabajo (por ejemplo, introduciendo mejoras organizativas del trabajo o planes de tratamiento del estrés científicamente contrastados en los sectores público y privado).

Entre las opciones que la OMS propone para la implantación de programas de bienestar mental, se recogen:

  • Inclusión de la salud emocional y mental como parte de la atención prenatal y posnatal.
  • Implementación de programas para la primera infancia que se ocupen del desarrollo cognitivo, motor, sensorial y psicosocial de los niños, y que fomenten unas relaciones sanas entre padres e hijos.
  • Fomento de unas condiciones de trabajo seguras y propicias, prestando atención a las mejoras organizativas del entorno laboral, la capacitación de los directivos en materia de bienestar mental, la organización de cursos de gestión del estrés y los programas de bienestar laboral, y la lucha contra la estigmatización y la discriminación.
  • Fomento de las prácticas tradicionales basadas en la evidencia para la promoción y prevención en materia de salud mental (por ejemplo el yoga y la meditación).

OMS mundo2